Razones Por las Cuales Emprender Luego de Jubilarse en España es una Buena Idea

Muchas personas suelen pensar que luego de jubilarse ha sido el fin de sus vidas, y deben conformarse con una rutina sedentaria en casa, pero la realidad es que hoy en día cada vez más personas de la tercera edad deciden aventurarse y explorar opciones para tener sus propios negocios.


La vejez no es signo de incapacidad, al contrario, con la edad las personas desarrollan otras habilidades y destrezas que han obtenido con la experiencia, por lo cual invertir en su propio negocio se convierte en una excelente oportunidad para ocupar su tiempo y generar ingresos extras.


No obstante, existe una realidad que muchos parecen ignorar, y que de forma inconsciente ha sido el motor de que cada vez más personas mayores decidan emprender en algún negocio. En la mayoría de los países europeos el número de personas mayores a 65 años crece a un ritmo acelerado, siendo tres veces más rápido que el de las generaciones de relevo. 


De hecho, según estudios se espera que en España para el 2040 se destine a prestaciones públicas para personas mayores. Siendo el número más alto en los países vecinos de acuerdo con información de el CSIC.



Modelo Japones 


Japón es el único país que presenta una población envejecida más alta del mundo. De hecho está 35 años por delante que España y el resto de los países Europeos, por lo cual han sabido adaptarse a lo que será su población en los próximos años.


Se espera que para 2050 cerca de un 40% de la población del país tendrá 60 años o más, por esta razón el gobierno ha ido realizando cambios que se adapten al tipo de población que tendrán en el país, de manera que puedan seguir impulsando su economía y el resto de los nichos socioeconómicos de la nación.


Por esta razón, el gobierno ha ido facilitando el mercado de tal manera que cada vez más personas mayores se motivan a iniciar su propio negocio y ser independientes.

INDEPENDENCIA ECONOMICA


Luego de jubilarse las personas suelen sentirse algo abrumadas por el abrupto cambio de una vida profesional activa a una rutina más sedentaria, pero más que un punto encontra las personas deberían ver esta etapa de su vida como una nueva oportunidad.


No permita que el dinero que ha ahorrado o que obtiene de la pensión se quede inactivo. Siéntese un momento y analice sus finanzas para poder evaluar posibilidades de negocio. ¿ Siempre quiso tener su propio café o vender algún tipo de producto? Esta es su oportunidad de encontrar mayores ingresos y lograr una independencia económica sin preocuparse por el futuro.


MAYOR EXPERIENCIA


Una de las ventajas de emprender en la adultez es que puedes traer a la mesa tu experiencia y sabiduría. Las personas que deciden aventurarse en un negocio en la edad adulta tienen menos probabilidades de cometer ciertos errores relacionados con la juventud.


A lo largo de la vida es inevitable no cometer errores, pero es gracias a las experiencias negativas que las personas aprenden a ser previsivos, a organizarse y a ver las señales cuando algo no va bien. Además, si fueron personas organizadas durante su auge profesional, cuentan con un buen respaldo económico que puede servir para impulsar un negocio nuevo.


Es gracias a ese tipo de habilidades que hacen que las personas en la adultez estén más capacitadas que un joven al momento de emprender.


OPORTUNIDAD DE EMPRENDER CON OTRAS PERSONAS


Si con la adultez se obtiene experiencia, también se obtienen nuevas amistades. A lo largo de la vida se conocen nuevas personas en el ámbito social y profesional, por lo cual al momento de llegar a la jubilación las personas pueden aliarse para crear asociaciones que les permitan desarrollar un negocio juntos.


Una de las ventajas de emprender con alguien más es que se cuenta con el apoyo de otra persona, y se dispone de la posibilidad de escuchar otra opinión al momento de enfrentar un proyecto.





MEJORES POSIBILIDADES DE QUE LES APRUEBEN UN CRÉDITO



En muchos casos para emprender un negocio hace falta realizar una inversión económica considerable, en esas situaciones lo primero que cruza su mente es pedir un crédito bancario.


Cuando ya se tiene cierta edad, se dispone de una experiencia bancaria bastante amplia que en la juventud no se tiene. Esto se convierte en un punto positivo para los bancos quienes se sienten más seguros en aprobar un crédito a una persona con un largo historial crediticio positivo con su entidad.