¿Seguirán Siendo los Británicos los Mejores Compradores de Inmuebles en España?

El Brexit ha dado mucho de qué hablar durante los últimos años y algo que sin lugar ha dudas afecta a los país que conformaban la Unión Europea . En el caso de España, la realidad es que el Reino Unido tiene un peso bastante marcado en el sector inmobiliario del país, y esto se debe a que en España existen alrededor de 800.000 y un millón de propietarios británicos. 


El país español desde hace décadas ha representado el lugar ideal para muchos británicos que deseaban invertir su dinero y comprar una vivienda, ya sea porque las políticas en el sector inmobiliario resultaban más accesibles y amigables, o por atractivos intangibles como el buen clima y la cultura española. Ya sean razones económicas o personales, la realidad es que los británicos representan cerca de un 14% de las transacciones en este nicho del mercado.


Pero el Brexit ha traído muchas inquietudes en aquellos dueños de viviendas que desean vender sus inmuebles a extranjeros. Especialmente luego de notar que la inversión británica ha disminuido en los últimos años y la devaluación que ha presentado la libra.


TODAVÍA NO SE PUEDE SABER CON EXACTITUD EL IMPACTO


Durante el 2016 la libra cayó un 13,6% en comparación al euro, siguiendo en declive entre 2017 y 2019. No obstante, logró un repunte del 6.26% a medida que el Brexit parecía poder concluir en un acuerdo.


Pero al momento de tener un análisis concreto de cómo todo esto va a afectar el sector inmobiliario español, expertos en el área aseguran que es casi imposible predecirlo. Hasta que el Reino Unido no sea completamente un país tercero e independiente no se podrá medidor con precisión realmente cuál fue el impacto que tuvo.



LOS CONSTANTES CAMBIOS DE LA LIBRA HAN AFECTADO LA COMPRAVENTA


De acuerdo con algunos datos recopilados por el Colegio de Registradores, la compraventa de inmuebles por parte de los británicos decayó un 9,4% durante lo que fue todo el 2017. Pero al año siguiente parecieron repuntar hasta lo que fue el tercer trimestre del 2019, luego volvieron a presentar una recaída.


Lo que las personas deben entender es que el mercado inmobiliario está ligado a circunstancias económicas, lo que quiere decir que si hay una contracción en el Reino Unido, se limita la capacidad de compra en el territorio Español en lo que se refiere al sector inmobiliario.


De hecho, Luis Corral, consejero delegado de Foro Consultores explica que a pesar de las fluctuaciones durante el 2018 y 2019 se presenció un crecimiento del 1,3%, y el Fondo Monetario Internacional (FMI) estipula que la economía británica muestre una recuperación de entre el 1,4% al 1,5% de lo que sería 2020 y parte del 2021.


BRITÁNICOS QUE ALQUILAN PUEDEN VERSE AFECTADOS



A pesar de que en España existen cerca de 800.000 y un millón de propietarios británicos, solo  300.000 son residentes. Por lo tanto, aquellas personas que tienen inmuebles en España, las alquilan, y no son residentes en el país podrían pasar a tributar entre el 19% y 24%.



Por otra parte, al ser residentes de un país tercero, implicaría que dichas personas no podrían beneficiarse de la normativa que permite que tributen en el Impuesto de Patrimonio por tipo impositivo del municipio donde se encuentre. En el caso de Madrid se permite acogerse a una bonificación del 100%.



¿ CÓMO AFECTARÁ ESTO A LOS JUBILADOS?


Un gran porcentaje de los británicos que viven, poseen, o desean adquirir un inmueble en España son jubilados. Daniel Curvo, secretario general de la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE), explica que lo más importante actualmente es revisar los tipos de permisos de residencia que se ofrecerán y a qué leyes deben obedecer dichas residencias, incluyendo el acceso a sanidad.


No obstante el líneas generales, Curvo aclara que no debería existir mayor preocupación respecto al Brexit y la participación de los británicos en el mercado inmobiliario español, debido a que el país sigue siendo muy atractivo por su clima y otro tipo de beneficios intangibles que otros países europeos no pueden ofrecer.