Conoce Cómo Singapur Ha Enfrentado el COVID19 y Reducir el Número de Contagios

El Coronavirus ha tenido un fuerte impacto en la salud y sistema socio-economico de varios países alrededor del mundo debido a su rapida propagación, pero ciertas ciudades como Singapur, Taiwán e incluso Hong Kong parecen haber decifrado una manera más efectiva de afrontar esta epidemia y reducir los indices de contagio.


Hasta el momento esta pandemia ha infectado a más de 182.000 personas, con alrededor de 7300 muertos en todo el mundo, pero algunas ciudades asiáticas parecen haber encontrado una manera de reducir sus números. Todo yace en una actuación temprana, rastreo de posibles contagiados y el distanciamento social son factores fundamentales para contrarrestar la situación.



SINGAPUR Y EL COVID19


En el caso de Singapur la información de las personas es de más fácil acceso online, por lo cual es más fácil localizarlos y poder ofrecerles la ayuda necesaria. Además, en el caso de las personas que dan positivo al virus, el Estado se encarga se someter a una cuarentena a los familiares y personas cercanas del paciente para evitar la propagación del virus.Sumado a eso Singapur ha fortalecido sus fronteras para protegerse de la nueva ola de casos que han aparecido en paises como Canada, Estados Unidos, Europa y America Latina. 


La estrategia para evitar la propagación en realidad es simple, los entes gubernamentales de la mano con los de salud se han enfocado en localizar con rápidez a las personas afectadas y realizar pruebas en casos donde se sospeche de tener el virus. De esta forma se ha logrado mantener un control y evitar que el número de infectados ascienda.


Gracias a un trabajo minucioso de rastreo han logrado atacar fuentes de orígenes como ha sido el caso de un grupo de músicos que habían propagado el virus no solo a familiares y amigos, sino además en el gimnasio e iglesia a donde solían frecuentar. 

El país cuenta con 140 rastreadores de contactos que se encargan de elaborar esquemas de la historia clínica de cada paciente, con la ayuda de la policía y los servicios de seguridad ubicados en las calles de Singapur.



Vernon Lee, director de la división de enfermedades contagiosas del Ministerio de Salud de Singapur, explicó que  quieren estar uno o dos pasos por delante al virus, además sostuvo que “si persigues el virus, siempre estarás en desventaja.”


SINGAPUR HA INVERTIDO EN SU SISTEMA DE SALUD 


Al ser un país con un estabilidad economica Singapur se ha organizado y enfocado en construir un sistema de salud de calidad a lo largo de los años. Incluyendo clínicas especiales para epidemias y un sistema de mensajería que cuida a las personas recordandoles la importancia de lavarse las manos y disponer de pañuelos durante la temporada de influenza.


Pero es debido a la Ley de Enfermedades Infeciosas que los entes gubernamentales tienen la potestad de tener un control sobre sus ciudadanos lo que les permite colocar el bien común por encima de la privacidad individual. 


De esta forma nació el programa de rastreo de contactos, que trabaja por 16 horas diarias y se enfoca en encontrar los primeros casos de cualquier pandemia para poder localizarlos, aislarlos y darles el tratamiento adecuado. 

De hecho, cuando surgieron los rumores de un virus en China, Singapur fue de los primeros en prohibir la entrada de viajeros provenientes de China continental y a partir de ahí se enfocaron en localizar posibles casos en la región. Mientras que a finales de enero ya disponían con escáneres térmicos que ayudan a medir la temperatura de quienes ingresaban al país.

Con 5,7 millones de personas en el país Singapur logró desarrollar rápidamente un sistema para realizar un test de coronavirus a más de 2000 personas diarias. Además el Estado ofrece pruebas gratuitas al igual que los tratamientos médicos necesarios para el individuo.


Singapur tiene 140 rastreadores de contactos que hacen esquemas de la historia clínica de cada paciente, junto con la policía y los servicios de seguridad que hacen el trabajo en la calle.

 

ESTE MODELO NO ES REPLICABLE EN OTROS PAISES



¿Pero por qué otros países no intentan replicar este modelo? La respuesta es simple,  los países asiaticos disponen de un sistema de circuito cerrado de televisión, registros de inmigración para la salud de todo un país y un monitoreo constante de la población. Esto es algo que en muchos países viola las leyes de libertad y privacidad por lo cual hace más dificil captar a las personas que se sospecha puedan padecer el virus.


En el caso de Singapur hablamos de sociedades más sumisas y flexibles a las ordenes de los entes gubernamentales. Tome en consideración que hace decadas Singapur prohibio la goma de mascar bajo el argumento de que las personas tenían una conducta inadecuada al pegar la goma de mascar en puertas, paredes, asientos e incluso dañando el funcionamiento de áreas públicas en metros, trenes y ascensores.


Este tipo de cultura autoritaria no es ajena a este tipo de sociedades por lo cual es más sencillo implementar este tipo de sistemas de seguimiento de salud, algo que es poco probable que funcione en paises occidentales.


EL SRAS FUE UN PUNTO DECISIVO EN EL SISTEMA DE SALUD ASIATICO


En 2003 surgió un brote similar conocido como el SRAS. Fue tal el impacto que tuvo este virus en las sociedades asiaticas que de alguna forma los moldeo y los ayudo a mejorar su sistema de salud para controlar epidemias similares. 


Para ese momento se confirmaron 238 cosas de los cuales murieron 33 en Singapur. Mientras que en Hong Kong tuvieron que lidiar con casi 300 muertos, lo que los obligó a tomar medidas severas para controlar los casos de SRAS en la región. 


Las personas se vieron obligadas a seguir una rigurosa rutina de higiene que incluia lavarse las manos, usar tapabocas, antibacterial para las manos, y evitar lugares congestionados de personas, e incluso se obligó a periodos de cuarentena donde las personas debian trabajar desde casa, para poder aislar a las personas infectadas y evitar su propagación. 


Este incidente quedó marcado en la mente de estas sociedades, y además sirvió de alerta para que los gobiernos entendieran lo frágil que era el sistema de salud y la importancia de invertir mas recursos económicos para fortalecer sus sistemas de salud.